"Solo espero disfrutar y que el público disfrute": entrevista con Bárbara Jorcin -
Ciclo Cuerdas: Entrevista con Sara Sabah
septiembre 26, 2018
Un festival con pasión: Cosquín Rock pasó por Uruguay
octubre 9, 2018

«Solo espero disfrutar y que el público disfrute»: entrevista con Bárbara Jorcin

Bárbara Jorcin

Bárbara Jorcin

Este domingo 30 de setiembre, la artista Bárbara Jorcin presentará en vivo su nuevo álbum Índigo en la Sala Hugo Balzo del Auditorio Nacional del Sodre. Con respecto al resultado del trabajo discográfico, afirma que está «muy contenta de haber sacado adelante este proyecto y de haber tenido devoluciones tan lindas». Charlamos con ella sobre este desafío y su presentación.

Este 30 de setiembre vas a estar presentando en la sala Hugo Balzo del Auditorio Nacional del Sodre tu primer disco, Índigo. Un álbum con mucha variedad en cuanto a composiciones, a las canciones, a una propuesta que en sí misma tiene mucha identidad propia. ¿Cómo lo encaraste y qué quisiste volcar en él?

Bárbara Jorcin: En mayo del año pasado (2017) empecé a trabajar con mi co-productor Camilo Reiners, en Buenos Aires; le mostré las 8 canciones que tenía hasta ese momento y me propuse componer algunas más para llegar a completar lo que hoy es el disco. Estas 11 fueron mis primeras y casi las únicas que tengo hasta el momento, por ende quise mostrar el material que compuse desde 2014/2015 hasta la actualidad. Creo que es un disco honesto y transparente, que cuenta historias de mi vida y otras que me inspiraron. Quise mostrar un poco de lo que soy, sin ninguna expectativa ni exigencia. Decir la verdad, como artista, es lo más importante para mí.

Con respecto a la composición, transitás por todas las emociones. Amor, dolor, desamor, protesta, histeria, sarcasmo y picardía. ¿Te basás en momentos vividos, experiencias propias o vas tomando cosas que pasan a diario en el entorno?

BJ: Para componer me baso en lo que sienta o quiera en el momento. Si quiero cantarle a la revolución feminista de la actualidad o a un cajón de manzanas, me lo permito. No me pongo ningún límite para hablar de nada, ni planeo mucho respecto a qué temas quiero abarcar. Varias de mis canciones han salido de improvisaciones: a veces se me ocurre una idea o siento que tengo algo importante para decir y pongo a grabar. Me gusta contar historias mías y también historias que no me pertenecen para nada, o que sólo están en mi imaginación. Me parece muy divertido ponerme en lugares en los que no me encuentro en la realidad.

Índigo tiene dos canciones en las cuales resalta un poco más el tema protesta. Una de ellas es Sistemáticamente y la otra, Acá estoy, en la que además hacés una colaboración con Ruben Rada en la interpretación. ¿Qué finalidad tienen ambos mensajes? ¿Cómo surgió la idea de que Rada participara en este tema y qué sentiste al concretarlo?

BJ: No sé si tienen una finalidad más que expresarme. No sé si quise que tengan otra finalidad… Ese día estaba especialmente sensible y molesta, y quise quejarme cantando. No pretendí generar consciencia ni enviar un mensaje cuando las compuse, sólo canté lo que me pasaba y lo que pensaba, pero ambas tuvieron una repercusión muy linda y positiva, y si generó reflexión en la gente, me alegra mucho.

Uno nunca sabe qué puede pasar con una canción… y eso es lo lindo. Acá Estoy nació como una canción acapella, sin piano ni ningún otro instrumento. Fue grabada con el resto del disco en febrero, pero cuando la escuchaba sentía que no estaba completa, sentía que le faltaba candombe. Enseguida fantaseé con que estuviera Rada y busqué la forma de llegar a él: con que la escuchara yo ya era feliz. Conseguí el contacto por un músico conocido y se la mandé. A los días me respondió que le había gustado y que quería “ponerle tambores”. Fue una experiencia que me tomó por sorpresa y de las más lindas de mi vida. Se lo agradezco eternamente.

Siguiendo la misma línea, con respecto a Acá estoy, tiene un mensaje muy claro y muy real, donde expresás lo que la mayoría de la gente piensa sobre que es muy difícil triunfar, por llamarlo de alguna manera, aquí en Uruguay. Contanos un poco la historia que tiene Acá estoy y si efectivamente es eso lo que pretende expresar.

BJ: Creo que decir “…lo que la mayoría de la gente piensa sobre que es muy difícil triunfar” es una forma muy positiva de interpretar la canción. Creo que no refiere a lo difícil que es triunfar, que es un hecho, sino al modo negativo en que la gente le transmite al artista su poca esperanza con respecto a él. No es exactamente mi historia, ya que yo tuve la suerte de recibir mucho apoyo de parte de familiares y amigos, pero sí puede reflejarse en historias de muchos artistas conocidos que aún enfrentan cuestionamientos de gente del tipo “y de qué vas a vivir?” o “y qué mas estudias?” o directamente afirmaciones como “no vas a llegar a nada con la música en este país”.

Considero que el artista quiere expresarse en voz alta, por amor a lo que hace, y que no está continuamente pensando en producir (ni dinero, ni éxito) y que esta visión de los demás no suma. Además, no es cierto que no se puede “triunfar” en este país. Miremos a Jaime, a Drexler, a Rada, a No Te Va Gustar, al Cuarteto de Nos, a la Vela Puerca…

¿Se te hizo difícil dejar tu pueblo natal, Tarariras, para seguir tus estudios y tu carrera en Montevideo?

BJ: No, sinceramente no. Tarariras es un lugar que amo porque está lleno de gente que quiero y porque ahí está la casa donde me crié, la escuela a la que fui y mi primer piano. Pero siempre quise vivir en Montevideo, dado en ese momento era casi la única persona interesada en hacer música de mi generación y me costaba bastante relacionarme con los demás por este motivo. Me costó siempre compartir intereses con mis compañeros y cuando vine a Montevideo sentí que había más gente que compartía el amor por la música como yo y me sentí mucho más en casa.

Sos una artista muy formada, pese a tu corta edad. ¿Cómo fue tu experiencia cuando fuiste a perfeccionarte a Buenos Aires?

BJ: Siempre fui muy estudiosa y aplicada respecto a la música, pero Buenos Aires me cambió la vida, sin duda. Aprendí a independizarme de verdad, a vivir sola, a conectarme con gente y aprendí mucho sobre música, además de conocer mucha gente talentosa. Fui a la Escuela de Música Contemporánea 4 años y me recibí el año pasado. Pasás momentos muy duros y de mucha soledad pero fue una experiencia maravillosa, la que agradezco siempre.

Te nutriste de otros estilos musicales, como por ejemplo el jazz. ¿Esto te llevó a ampliar tu trabajo o preferís seguir por la influencia clásica?

BJ: Creo que el músico tiene que escuchar todo tipo de música para educarse, más allá de la que a uno le gusta, escuchar música como estudio es elemental. Tuve un profesor que escuchaba un mínimo de tres discos nuevos por día. Consideraba que estudiar música era 30% practicar y 70% escuchar, y estoy de acuerdo. No soy fanática del jazz, pero es un estilo que me aportó nueva información muy útil y además me abrió la cabeza. La música clásica es algo que escuché desde siempre y adoro, y sin duda tengo más influencia de ella, sobre todo en el piano. La sonoridad siempre mantiene una propuesta fresca y singular.

¿Cómo fue la idea de incorporar violín, acordeón y tambores?

BJ: La idea del disco fue buscar y experimentar con todas las posibilidades que yo tenía con los dos instrumentos que toco: el piano y la voz. Quería averiguar si podía sostenerse casi todo un disco acústico, algo minimalista, lleno de sonidos pero también de pausas y silencios; y estoy muy feliz con el resultado. Las cuerdas son instrumentos maravillosos y siempre me enamoraron sus sonidos, por eso quise incorporarlas a las canciones que, a mi entender, le aportaban. No quería llenar de instrumentos el disco sólo porque funciona o vende, quería ser fiel a mi idea. El acordeón está únicamente en Lo mismo de nuevo y lo sumé porque creo que apoya a la idea del vals francés del estribillo.

Te criaste rodeada de instrumentos, y fuiste creciendo acompañada de la música, pero el piano es tu compañero de algún modo. ¿Qué emociones sentís cada vez que te expresás a través de él? ¿Sentís que es tu principal fuerte?

BJ: El sonido del piano es mi sonido preferido en el mundo. Es como la voz de mi mamá, como estar en mi casa. Me genera tranquilidad y la sensación de que va a estar todo bien. Claro que no siento lo mismo cada vez que lo toco: a veces me pone feliz, a veces no siento nada, a veces no puedo con él y lo rechazo. Pero siempre me gusta. Es parte de mí, todos los días. Siempre me siento acompañada por él. Es un instrumento hermoso al que le tengo mucho respecto, y con el que siento que cada vez puedo expresarme más. El canto es mi principal fuente, dado que siempre fue más natural para mí; nunca me costó demasiado y no tuve tantos desencuentros como con el piano.

¿Y cómo te sentís como cantante? ¿Te considerás más cantante que pianista o al revés?

BJ: Me siento música, en general, sin casillas ni etiquetas, amo cantar y amo tocar el piano, y si pudiera tocar todos los instrumentos, lo haría. Considero que tocar instrumentos me resulta más difícil que cantar, pero me esfuerzo todos los días por tocar mejor. Eso es lo más importante para mí. Trabajar para ser mejor y más libre.

El disco fue producido por vos, ¿cómo fue ese trabajo? ¿Tuviste colaboraciones en ese aspecto?

BJ: Fue un trabajo agotador, pero que me generó una confianza en mí que no sabía que podía tener. Aprendí muchísimas cosas, sobre todo cómo funciona el mercado de la música y cuántos procesos y personas se necesitan para llegar a sacar un disco. Pretendo, para mi próximo disco, poder delegar más trabajo y estar más centrada en lo que me interesa: componer, cantar y tocar. Jamás podría haberlo hecho sin ayuda de mi co-productor Camilo Reiners, de mis padres y de todas las personas que están en los créditos y agradecimientos del disco. Es un trabajo que sí o sí requiere a más gente, experta en distintas áreas. Es todo un trabajo en equipo.

Índigo fue editado en agosto de este año, y a un mes prácticamente de su lanzamiento ya lo estás presentando. ¿De qué manera has vivido este proceso? ¿Lo ves como un logro o como un ‘’premio’’ al trabajo que venís realizando desde 2015 cuando compusiste por primera vez?

BJ: Estoy feliz, creo que satisfecha (y cansada). Muy contenta de haber sacado adelante este proyecto y de haber tenido devoluciones tan lindas. Llevo más de 100 discos vendidos y más de 120 entradas para la presentación, todo un éxito. Creo que estos logros son parte del proceso, estuve mucho tiempo “escondida” en mi casa componiendo, y estos momentos de luz hacen que uno quiera avanzar más y más. La recompensa, de todos modos, siempre son las mismas canciones. Cuando compuse mi primera canción nunca imaginé que todo esto llegaría tan pronto y de tan linda manera.

¿Con qué nos vamos a encontrar este 30 de setiembre?

BJ: Este show es el “en vivo” del disco, es la verdad ante el público que vaya ese día, un momento para conectar y mostrar lo que soy, cara a cara. Va a contar con una escenografía hermosa, con músicos invitados, composiciones nuevas y versiones de canciones de otros artistas que me gustan. Ha sido un trabajo intenso y largo, yo sólo espero disfrutar y que el público disfrute.

Florencia Araújo.