Un festival con pasión: Cosquín Rock pasó por Uruguay -
Bárbara Jorcin
«Solo espero disfrutar y que el público disfrute»: entrevista con Bárbara Jorcin
septiembre 28, 2018
Foto: Ignacio Viera
Antel Fest Paysandú 2018
octubre 17, 2018

Un festival con pasión: Cosquín Rock pasó por Uruguay

Luego de 17 años de la primera edición del festival de música más importante de Argentina, el Cosquín Rock llegó a Uruguay. En el marco de una expansión que llevó el evento también a otros países latinoamericanos, como Chile, Colombia, México, Perú, entre otros, el Centro de Espectáculos del Parque Roosevelt, Landia, acunó a un espectáculo de clase internacional los días 6 y 7 de octubre.

Concurrido por un público variado en su totalidad. Niños acompañando a los adultos, jóvenes por doquier, veteranos fanáticos de la música. Incluso público extranjero… Se podía saber que el público argentino acompañaría, no sólo por las bandas que vinieron desde su país, sino que también por lo que significa el festival en sí para su cultura rockera, pero la realidad es que la convocatoria fue mucho más allá, atrayendo público brasilero y español, por ejemplo, tal como se pudo vislumbrar entre la enorme masa de gente en el recinto.

38 bandas pasaron por los escenarios Branca y Topline. Shows de stand up y otras actividades pasaron por el escenario argentino. Como se había adelantado, sería un festival para que pudiera disfrutar toda la familia, y lo fue. Los más chicos (y otros no tan chicos) desde temprano estaban dejando sus energías en la cama elástica que había a la entrada, junto a puestos de golosinas, algodones de azúcar, pop y helados. Mientras tanto, muchos otros, acompañados del mate, disfrutaban lo que iba aconteciendo en cada escenario. Largas filas a todas horas se podían apreciar en los shows bus para poder comprar bebidas o deleitarse con la gastronomía. Sector de fumadores y tiendas de merchandising… Todo distribuido de muy buena manera y con una organización ejemplar.

A las 15:00 horas del sábado 6 de octubre se abrieron las puertas para dar comienzo a lo que iba a ser una jornada de un nivel musical excelente. Se sentía el palpitar de la gente desde antes inclusive. Esperando afuera, sentados en rondas, en espacios verdes, muchos con remeras y banderas de bandas que estaban en la grilla y otras que no, tanto nacionales como internacionales. Luego, ya buscando sus lugares, se empezaron a ver esas banderas colocadas contra la valla.

Sábado: #MUSenCosquínRockUy

Como lo adelantamos, fue un espectáculo apto para todo público el cual se disfrutó de una manera muy entusiasta. Tras haber recorrido varios países de Latinoamérica, Cosquín Rock llegó por primera vez a Uruguay y colmó las expectativas de su público. Público variado en cuanto a edades y nacionalidades.

Recién llegado de Cosquín Rock Chile, José Palazzo, organizador y creador de Cosquín Rock desde el año 2001 en la ciudad de Córdoba, manifestaba que: “Aprovechamos algunas bandas que iban a coincidir, como Ska-p, e hicimos el mismo fin de semana Chile y Uruguay, armamos las dos fechas simultáneas. La verdad estoy re contento, me dicen que ayer estuvo buenísimo y hoy viene muy bien. Me gustó mucho Francisco y el hombre, y ahora está Abuela Coca que son un clásico. Además estuvieron en muchos Cosquín Rock Argentina, está buenísimo todo lo que está pasando». 

Con respecto a cómo surgió la idea de traerlo a Uruguay, Palazzo nos contó:

JP: «Nosotros empezamos a girar por Latinoamérica hace ya dos años con el Cosquín Rock México, el de Colombia, el de Perú y el de Bolivia. Era una deuda pendiente, porque a mí me parece que, desgraciadamente ahora por la crisis económica, va a ser más difícil para el argentino venir acá. Pero nosotros nos imaginamos a esta edición como una edición intermedia entre el Cosquín Rock de la argentina de un año y el otro. Nos imaginamos creciendo un poco, con más convocatoria de gente, con mejores carteles y demás, pero hay que ir paso a paso. Todos los Cosquín de Latinoamérica han ido creciendo de a poquito. Bueno, ya estamos por anunciar la tercera edición de México, estamos por anunciar otros países aparte de Argentina y creo que, para la edición de 2020, que justo son los 20 años de Cosquín Rock Argentina, vamos a haber recorrido por lo menos 10 países de Latinoamérica. Y voy a estar 20 años más viejo (sonríe)».

Aprovechamos y no podíamos dejar de preguntarle sobre la vuelta de Don Osvaldo, a lo que contestó: «Bueno, cuando Pato salió nosotros veníamos hablando mucho con ellos de cómo iban a ser las cosas y él se instaló en Córdoba y decidimos volver. Hicimos la vuelta en Córdoba y ahora estamos recorriendo todo el país como le habíamos prometido a todos los fans. Ya hicimos la zona de Mesopotamia, hicimos Corrientes, hicimos todo el norte Salta y Tucumán, ahora estamos haciendo en Mendoza y seguramente vamos a hacer otras ciudades antes de fin de año y en una de esas hay noticias para Uruguay. Todavía no tenemos nada, pero lo vamos a estudiar, va a ser para el año que viene seguramente». 

También charlamos brevemente sobre el regreso de Charly García a los escenarios. José nos decía que Charly tenía muchas ganas de tocar e insistió en eso, lo cual ellos como amigos de Charly decidieron acompañarlo en el proyecto, pero cree que por ahora sus shows van a tener que ser así, muy sobre la hora, cuando esté todo más o menos armado y en base a lo que está sucediendo. “Se anuncia un día antes, por eso hay un montón de gente que no lo puede ver. Pero de otra forma, no me lo imagino a él, por ahora, tocando con fechas anunciadas a largo plazo. Si bien él quiere, los que trabajamos con él creemos que no es el momento”. Nos recordaba entonces, antes de finalizar la nota, que el 3 de noviembre Cosquín se va para Colombia, y a otro país a confirmar para antes de fin de año.

El sábado 6 de octubre a las 15:00 horas se abrían las puertas del predio para que 15 minutos después estuviera sonando la primera banda en uno de los escenarios. En este caso, al igual que el domingo 7, rompían el hielo las bandas ganadoras de Pre-Cosquín en el escenario Topline, el cual estaba al aire libre, ideal para los dos días agradables que hicieron. Desde las 15:15 que se dio comienzo a los shows, rompiendo el hielo Sangreviva, una de las bandas ganadoras del Pre-Cosquín, el ambiente ya se iba llenando de energía y la gente entrando en calor para lo que iba a ser una larga jornada musical muy disfrutada por todos.

Al aire libre también se encontraba, además del variado sector gastronómico, los sectores de entretenimiento como, por ejemplo, el escenario argentino en el cual hubo shows de stand up y también musicales. Dentro de lo que corresponde a lo musical, estuvo presente Na-K la Rockola humana, quien hizo que la gente ya empezara a entrar en calor desde temprano. El escenario se encontraba a la derecha del ingreso, por lo tanto, al escuchar canciones que atraían al público de a poco se iban acercando y disfrutando del rock argentino que fue el repertorio preparado por Nicolás Etcheverry para esta oportunidad. También hablamos con él. Agradecido primero por la nota, nos contaba que es vocalista de varias bandas: Tom Bufo que es una banda tributo a The Clash, L.A William Blake Band que es un tributo a The Doors, Na-K su banda de punk rock desde hace ya 16 años y La Rockola humana que es lo que trabaja en su unipersonal. Consultado por el repertorio de esta oportunidad, canciones de rock rioplatense en su mayoría, explicó: «Me invitaron a la edición de Cosquín Rock Uruguay 2018 en el escenario argentino, y cuando me contactaron los productores la idea era que haya alguien que tocara canciones de rock argentino, entonces me estuve preparando un repertorio bastante amplio (mientras nos mostraba un anotador diciendo que era para apelar a la memoria)». Nos contó que trató de enganchar canciones emblemáticas del rock argentino. “Por suerte, digo por suerte porque me encanta tocar de todo. En un momento alguien en el público dijo tocate una de los Clash y me tocó el corazón porque es mi banda de cabecera”. Tras preguntarle a uno de los jefes si estaba permitido y recibir una respuesta positiva, Nicolás hizo dos canciones de The Clash afirmando que se fue haciendo algo que le gusta mucho, que es cantar en inglés, un idioma que maneja desde niño. “La Rockola humana no te canta en un inglés sanata cualquiera, mete pronunciation lady”, comentaba Nicolás.

Pablo Silvera de Once Tiros: «siéntanse libres, acá están cuidados»

Siguió transcurriendo lo que quedaba de la tarde, se presentaba Boomerang, seguido por El Bordo en el escenario principal Branca. Terminaba de sonar una banda y comenzaba la otra intercalando escenarios. Mandrake Wolf se presentó en el escenario Topline mientras ya se veía a Julieta Rada por detrás del mismo, a la espera de su turno. Seguido por La Tabaré quienes se presentaban en el escenario Branca, ubicado en la carpa de Landia, el cual ya estaba llenando el lugar. Se notaba la conexión del público que sigue a cada banda. Tabaré Rivero manifestó que tocan con la misma energía que si tocaran a la 01:00 am, diciendo que tocaban a la hora del café con leche. Tocaron un repertorio de temas de todas las épocas, canciones del año 85´ por ejemplo. Todas ellas manteniendo la línea de canciones punzantes que caracterizan a la banda, pero al terminar de sonar Romancero fueron más que aplaudidos por su gente acompañados del clásico canto “olé olé, olé olé, La Tabaré”. El público quería más, pero llegó la hora de dar espacio a la banda argentina La 25, donde se empezaban a ver las banderas argentinas y Tabaré Rivero se despidió con un “feliz café con leche para todos”.

Cayendo el sol se presentaba finalmente Julieta Rada con su voz particular al igual que su estilo junto a su hermano Matías Rada en guitarra y toda la banda, quienes terminando el show y se acercaron a sus fans a sacarse fotos mientras su padre, Ruben Rada, junto a Lucila Rada se acercaban también sacándose fotos con el público presente. Tras el show, Julieta nos respondió unas breves preguntas expresando que estaba super contenta de haber participado en Cosquín Rock y que se quedaron con ganas de tocar más rato. Nos contó que actualmente está trabajando mucho en Argentina junto a Ciro, y que tiene un proyecto el cual es un tributo a Luis Miguel el cual asegura que es muy divertido. Mientras, en paralelo trabaja en su disco nuevo que va a salir el año que viene. Cuando le preguntamos sobre el show de su padre en el Sodre, el cual va a ser los días 12 y 13 de octubre presentando Rada Sinfónico nos decía que va a estar presente junto a su hermana Lucila Rada haciendo los coros.

La 25 se preparó y al terminar de tocar Julieta Rada, ya se podían ver las banderas de la vecina orilla. Tras un grito de “Uruguay presente”, Mauricio Lescano comenzaba la lista de temas que iban a tocar encabezada por Solo voy. Sobre la gente que estaba cerca de la valla, se abrió una bandera que los cubría por completo, fue una de las primeras puestas en escena que jugó con imágenes en la pantalla gigante.

Llegaba el turno de Spuntone & Mendaro, quienes ya tenían todo preparado en el otro escenario antes de que la banda argentina terminara su repertorio. Había gente que ya estaba esperando que iniciase su show, a lo que ellos preguntaron: “¿por qué no están viendo el show de adentro?” A lo que enseguida uno de sus seguidores gritó: “porque estamos esperando una de La Trampa”,  y ahí comenzó el show con el tema Sol.

Al terminar, ya casi colmada de gente la carpa con el escenario Branca, se presentaba sonando fuerte La Triple Nelson. Nuevamente se sentía el fervor del público presente. Sonando el bajo acompañado de los aplausos de la multitud, rompió nuevamente la voz de Christian Cary mientras se encendían las luces, quien manifestó estar muy contento de participar en el primer Cosquín Rock Uruguay. El público escoltó con la voz bien en alto Cielo todo gris. Cary le dijo al público que habían cambiado la lista de temas tres veces, pero le avisaba en ese instante a sus compañeros que lo iba a hacer cuatro. Se despiden con un público satisfecho y la clásica foto con el brazo en alto y haciendo la seña del número 3 con los dedos pulgar, índice y medio. 21:15 ya estaban 2 Daltons en el escenario Topline, quienes iban a ser seguidos por Dinamita & La Swing Factory y cerrando el sábado en el escenario Topline la banda de rap Dostrescinco.

Pero la fiesta seguía, cerca de las 21:30, Once Tiros se preparaba para salir a dejar todo en el escenario como en cada uno de sus shows. El público presente, la gente que los sigue a todos lados expectantes por la salida de su banda bajo el grito de “¡vamos los tiros!”. Finalmente, salieron a escena. La carpa ya estaba llena casi en su totalidad, los fans totalmente eufóricos tiran sus banderas hacia arriba del escenario. Pablo Silvera, vocalista de la banda, las sostiene y las pone sobre sus hombros. Dijo que era hermoso tener al público prendido fuego en el primer Cosquín Rock Uruguay y poder compartirlo con otras bandas amigas. Sin dudas Once Tiros una de las bandas uruguayas más seguidas, la gente no paró de disfrutar, de hacer pogo y de ovacionar al finalizar cada uno de los temas. Casi al llegar al fin, Pablo Silvera, comentaba que no le parecían correctas las quejas con respecto a las grillas “porque hay que abrir la cancha a bandas nuevas para que esto se mantenga”. Estas palabras indujeron inmediatamente aplausos y gritos.  Otra de las cosas que dijo sobre el escenario fue “siéntanse libres, acá están cuidados”. Sin dudas el público seguidor de los tiros lo sabe, y se refleja en la cara de la gente el sentimiento y la felicidad al cantar cada tema.

La noche aún continuaba, se hacía larga la espera para los que estaban ansiosos por la legendaria banda uruguaya Buitres. Pero público había para todas las bandas y fue el turno de Os Paralamas Do Sucesso, quienes iban a ser seguidos por Las Pelotas, los cuales como todas las bandas dejaron todo sobre el escenario. Finalmente, casi a las 02:00 am cerraba la jornada Buitres con la voz de Gabriel Peluffo. La gente se quedó con ganas de más música y para eso iban a regresar al otro día. Definitivamente un festival que no se puede desperdiciar ni por un momento.

Domingo: «¡por fin Uruguay!»

El domingo, la gente estaba dispuesta a más. ¡Más música, más adrenalina, más rock! El plato fuerte internacional de la banda española Ska-p, que anteriormente había tenido que postergar su visita a nuestro país, fue sin dudas una de las causas. A las 15:15 del domingo, otra de las bandas ganadoras del Pre-Cosquín daba comienzo al día más esperado: esta vez fue el turno de Aborigen. Y de ahí en más, otro día largo, lleno de música y emoción.

Día dos, y como era de esperarse, la gente quería más música desde temprano. Una jornada con más movimiento, más expectativa y más adrenalina, desde tempranas horas de la tarde. Un domingo nutrido de grandes bandas y escenarios a lleno desde el inicio.

Rompieron el hielo en ambos escenarios las bandas ganadoras del Pre-Cosquín. De La Gran Piñata, por su parte, se presentó en el escenario Branca cerca de las 16:00 horas, seguida por Francisco El Hombre. Mientras tanto, en el escenario Topline, sonaban fuerte Crápulas, y luego Guacho, quienes además tuvieron como invitado a Felipe Cracel de AFC, quien se mostró realmente bien por el show brindado, y porque a pesar de que AFC no estuvo en el festival, de todas formas él pudo llevar su arte a la gran cantidad de público que estuvo presente, de forma enérgica. La travesía de ese día de uno de los MC de la banda maragata no terminó ahí, ya que siguió expreso para tocar con Cuarteto de Nos en el Sodre, a quienes definió como una banda “grosa”, que escuchó desde que iba a la escuela.

Guillermo Cabrera, vocalista de Guacho, contaba por su parte que para ser el primer Cosquín Rock Uruguay, estaban super contentos de haber participado, con un buen show, que llevó mucha preparación, con “un repertorio pensado y cronometrado de principio a fin”, y que fue recibido por mucha gente. “Felices de poder hacer lo que nos gusta nada más y nada menos que en el Cosquín”, dijo ni bien bajó del escenario.

Mientras tanto, Abuela Coca estaba sonando en el escenario Branca, y la gente que aún esperaba el ingreso, cantaba sus temas desde la fila, al igual que los chicos y chicas que estaban trabajando en las barras. Todos, disfrutando el show. Una jornada que nos iba a sorprender cada vez más banda tras banda, con una masa de gente cada vez más eufórica y ansiosa.

Alfonsina, ganadora de tres premios Graffiti este año, también supo dar un muy buen show en el escenario Topline cerca de las 19:00 horas. Una de las artistas femeninas más destacadas de la música nacional actual, que pisó fuerte y dio lugar a un mensaje claro, más allá de su música. El festival, como una constante, dejó espacio a varios mensajes de compromiso con distintas causas, y se prestó para hacer ver las protestas y las luchas por las que pelean tanto la sociedad uruguaya como argentina, de forma totalmente pacífica. Esto, sin lugar a dudas, también generó cierta empatía en el entorno, conforme a que transcurrían los shows.

Apenas unos minutos después en el escenario principal, llegó la hora de Miss Bolivia, con un público lleno de pañuelos verdes, expectantes a que María Paz Ferreyra saliera al escenario. Sin embargo, la argentina optó por empezar el show cantando tras bambalinas. Fue con Tan distintos que Miss Bolivia salió a escena, y explotó la euforia de la gente. El público recibió el género cumbia, fusionado con algo de rap y hip-hop, de la mejor manera. El estilo singular de Miss Bolivia, marca registrada de una figura con gran personalidad, tanto arriba del escenario como abajo. Así fue que tiró varios dardos durante su presentación, dedicándole por ejemplo Bien Warrior a “toda la fucking yuta policía”, o haciendo una pausa, pañuelo verde en mano, para hablar de igualdad de genero y lenguaje inclusivo en la previa de Paren de Matarnos. Luego, también sacó de uno de sus bolsillos un pañuelo amarillo, para reivindicar la lucha por la Ley Trans. Así, y luego de cantar su mayor hit, Tomate el Palo, y cerrar con Wachas, se fue totalmente aplaudida por todo el público presente y todos con el puño en alto apoyando la causa.

En el escenario Topline, la fiesta siguió en manos de La Chancha, y luego Latejapride, Milongas extremas y, cerca de las 12:00 AM, Cebras. En el Branca, en cambio, varias bandas más dieron shows de altísima calidad. Tabaré Cardozo y Agarrate Catalina, referentes del carnaval uruguayo, con un repertorio con canciones que se remontaron incluso al año 2004, y que dio lugar también hasta para presentar una canción de Ozono, la banda liceal de Tabaré. Otro show que levantó ovación de la gente.

Ya cuando estaban armando todo para que Cuatro Pesos de Propina explotara en el escenario Branca, se sentía el calor del público. El repertorio comenzó con Hardcore el mambo, y de ahí en más uno de los shows más enérgicos y de alta calidad de todo el festival, que incluyó canciones como No hay tiempo, Sigo creyendo, Ea ea apepe, y Mi revolución, ya con el predio totalmente lleno, cantando a la par de la banda.

Más tarde, se empezaron a ver mucho más las banderas del Club Nacional de Football, lo que hacía intuir que el arribo de Trotsky Vengarán al escenario Branca era un hecho. Con un show notoriamente preparado y cronometrado, la banda uruguaya de punk comenzó con su clásica intro, la marcha soundtrack de la Guerra de las Galaxias, para luego dar paso inmediato a Historias sin terminar. No tuvo ni medio minuto de suspenso, como se acostumbra. Arrancó Trotsky. Presentaron su nuevo corte de difusión Hasta mañana, de su disco próximo a salir: Los valientes. Tocaron en el repertorio un tema que ninguno de los allí presentes conocía, Acá estoy, también de su nuevo disco, y siguieron con un repertorio variado, lleno de clásicos. A puro pogo, la presentación de Trotsky terminó con Noche de rock, y una gran sonrisa en el rostro de Hugo Díaz, guitarrista de la banda, al ver a su hijo sobre los hombros de otra persona (como muchos más), acompañando a Trotsky en medio de la gente.

Las Pastillas del Abuelo se presentaron cerca de las 00:30 horas, dejando todo en el escenario, también, con evidente público de ambas orillas del charco. Contaron con Alejandro Balbis como invitado, lo que sin dudas fue un gran acierto. Así, los argentinos realizaron un show super completo, dejando a la gente sumamente conforme, y dando paso a la frutilla de la torta: los españoles Ska-p.

Pasadas las 02:00 AM, Roberto Gañan y toda la banda subió para dejar todo en el escenario. Más de dos horas transcurrieron, con el rock español en el corazón del Parque Roosvelt. Si antes hablábamos de protesta y de lucha, no había mejor manera de terminar el espectáculo con una banda como Ska-p. Banda que se caracteriza por el rechazo a lo establecido, el inconformismo, la protesta en general. Más de dos horas de mucho pogo, de alegría, de baile…

La presencia de Ska-p, sin dudas que fue uno de los puntos más esperados. Dos horas del rock español tan anhelado, donde se le dio comienzo con una intro, seguida de un grito de, “¡Qué pasa Uruguay! ¡Por fin Uruguay!”. Un Uruguay exaltado, digno de un festival con pasión.

Florencia Araújo.