Ciclo Cuerdas: Entrevista con Sara Sabah -
Fotografía: Mateo Teperino.
“Alguien tenía que hacerlo, y nos gusta”: entrevista con AFC
septiembre 21, 2018
Bárbara Jorcin
«Solo espero disfrutar y que el público disfrute»: entrevista con Bárbara Jorcin
septiembre 28, 2018

Ciclo Cuerdas: Entrevista con Sara Sabah

El próximo 10 de octubre en la sala Hugo Balzo del Sodre habrá un nuevo encuentro del ciclo Cuerdas, esta vez con un show mágico y peculiar de Sara Sabah. Charlamos con ella sobre sus inicios, la colaboración con otros artistas, las experiencias en torno a la construcción de su último álbum, Arvolera, y el show que prepara para este ciclo musical.

¿Tu camino en la música cuando comienza?

Sara Sabah: Canto desde muy chiquita. Profesionalmente, cuando le empiezan a pagar a uno por cantar. Creo que ahí es cuando uno se profesionaliza. Eso fue a los 18, 19 años, por ahí.

¿Y tu carrera como solista?

SS: Cantaba sola pero también pertenecía a un grupo. O sea a veces cantaba sola, pero pertenecía a Suite Montevideo que era un grupo vocal, y ahí todavía no tenía un proyecto armado de nada. Tenía algunas cosas que salían como trabajo y las armábamos.

Participás como preparadora vocal para actores de la Comedia Nacional y también en teatro independiente. ¿De qué manera vivís ese trabajo?

SS: Sí, lo que pasa es que yo doy clases de canto en la EMAD para los estudiantes de actuación, entonces claro, estoy muy unida al teatro, porque hay mucho repertorio de teatro. Se dio naturalmente esa veta que es divina, me encanta. Trabajar con actores es precioso. Yo nunca pensé que iba a terminar preparando actores, se dio.

¿Con qué te quedás de los artistas nacionales con los que has trabajado?

SS: En realidad uno a veces se queda con tantas cosas sin darse cuenta que… Muchas veces incluso cantando con otras personas, cuando estás en el momento, en una banda como la de Rada, aprendés muchísimas cosas. Igual creo que los lazos de amistad que hice con los músicos de la banda de Rada son de las cosas más lindas. Aparte, las vivencias y el aprendizaje de un montón de cosas que tienen que ver con la música y con la convivencia. Experiencias bastantes extremas, a veces de horarios bastantes extensos, jornadas largas, esperas largas. Musicalmente no nos damos cuenta, pero todo nos absorbe.

Hablando de tantas horas compartidas. ¿Alguna anécdota que te haya marcado con alguno de los músicos que compartiste?

SS: Anécdotas de Rada tenemos infinitas (risas). Justo el otro día me acordé de esto. Un día Rada perdió la valija y no tenía ropa para vestirse para el show, ese fue un gran aprendizaje, después de mucho tiempo me di cuenta, en el momento fue muy cómico. No sé si él se acuerda de ese momento. En fin, uno se pondría nervioso, ¡la ropa para el toque! Porque aparte claro, viajamos, a la hora que llegamos, probamos sonido y a la noche tocábamos y Rada no tenía la ropa… ¿Y qué hizo? Es un crack. Fue y se compró una bandana, se puso la bandana, se paró los pelos y te decía: “¿Y, cómo está el negro?”. O sea, lo que te quiero decir es que esas cosas que son muy increíbles dicen muchas cosas de Rada también, ¿no? De repente otra persona se lo tomaría terrible, iría a comprar ropa corriendo. Él se quedó con lo que tenía puesto, se puso la bandana y chau. ¡Un genio!

¿Qué destacás al momento de escribir tus canciones? 

SS: Vos sabés que no te puedo responder mucho (risas). Yo trabajo mucho en equipo. Hace muchos años que está trabajando Fede (Federico Righi) en esa tarea, yo le muestro, le doy una idea, un planteo, a veces una melodía sin letra, o con letra no terminada, y él hace lo demás. Yo siento que no puedo terminar sin tener esa visión. A veces yo soy bastante desordenada y me organiza mucho trabajar mucho con alguien. Aparte tiene conocimientos distintos de las cosas musicales. Nos complementamos bien.

¿Qué diferencias encontrás entre tus discos?

SS: Son todos bien distintos. El primer disco era un momento que estaba trabajando con Horacio Di Yorio. Eso también es una visión distinta porque es un pianista, y en el caso de Fede (Federico Righi) es un bajista. Con Horacio veníamos trabajando desde antes con La otra como pianista, entonces el primer disco tiene distintas cosas. Además, es el primer disco, uno va probando cosas, son las primeras canciones que escribís, estaba en un momento especial porque había sido madre hacía pocos meses. El segundo disco, en cambio, fue un disco a dúo con Giuliano Barreto que es un cantante brasilero. Fue un disco que nos causó mucho placer. Aprendí un montón de cosas sobre la grabación, sobre la voz. Grabamos con muy poco tiempo y eran cosas más complejas las que tuve que cantar. El disco Cerca es un disco que eran versiones de canciones de otros autores, autores que me gustan mucho, y ahí ya estaba la cabeza de Fede (Federico Righi) a full. Es un disco que tiene una visión bien distinta. Y este último, es un disco totalmente distinto, pero también el hecho de tocarlo acá, de hacerlo con músicos uruguayos, creo que tiene una cosa muy uruguaya, más allá del sonido que viene con influencia del tinte del Medio Oriente. Cuando lo tocamos acá, sí, creo que suena extraño tal vez, pero tiene eso, el tinte nuestro.

¿Con alguno de los 4 te sentiste más cómoda o más libre al momento de interpretarlos?

SS: Yo creo que con el tiempo uno va sintiéndose más seguro, o que puede resolver las cosas con otros elementos que tienen que ver con la experiencia. Eso te lo da el tiempo. La madurez interpretativa… Las cosas las decís de otra forma porque creciste, te pasaron cosas, así que es cuestión de evolución, como todo.

Siguiendo la línea, ¿sentís que Arvolera, tu último disco, tiene algo especial?

SS: En realidad, son canciones anónimas. Es un disco con músicas antiguas traído a una cosa más actual. Aparte de que es novedad para nosotros el sonido, porque los instrumentos tampoco son instrumentos que se usen acá, de este lado de la tierra. Digámoslo así, es eso. Son canciones antiguas y anónimas. A veces no nos damos cuenta de que la música siempre es música e interpretar algo que a veces nos parece viejo, muchas veces es un prejuicio. Yo lo tenía, tampoco me animaba a cantar ese repertorio, decía que era para cuando fuera más grande. Y bueno, ahora ya tengo 44 años y de a poquito lo encaré. Llevó mucho trabajo este disco. También tiene eso, es un disco que se craneó desde muchos puntos de vista, se eligió el repertorio, la producción es de gente que no es de acá, entonces es un disco distinto. Lo siento más peculiar.

La idea inicial era grabarlo en Israel, con músicos uruguayos e israelíes. ¿Se dio así?

SS: La primera idea en realidad era poder viajar. Fue todo un sacrificio de energía, de dinero y de tiempo también, porque uno tiene una vida y los músicos de allá también tenían mucho trabajo en el momento en que viajamos. Una vez que definimos una fecha y que el repertorio ya estaba establecido y maqueteado, gracias al Fonam pudimos también lograr llegar hasta ahí. Además de que la gente colaboró y así pudimos realizarlo. Viajamos con Nico Parrillo y con Federico Righi. Al principio no sabíamos si iban a tocar, pero las cosas se fueron armando así, nos entendimos enseguida. Estuvimos una semana preparando todo en el estudio de ellos y la verdad que musicalmente fue super enriquecedor y también la vivencia de nosotros tres en un lugar, en un país bien distinto, con idioma distinto… Porque no es que más o menos entendés el inglés y te comunicás. Ahí no entendés un pomo. Fue una experiencia única. Justo hoy hablábamos de lo que la extrañábamos. Fue muy lindo, muy enriquecedor y la verdad no creo que nos olvidemos.

¿Sobre Ciclo Cuerdas que me podés contar?

SS: Siempre estar en contenidos con una producción tan profesional es una bendición. El ciclo surgió por el concierto de los 35 años de Pinocho Routin. Pinocho quería tener a sus amigos cerca. Yo justo estaba invitada a cantar una canción con Maia Castro, entonces a partir de ahí juntaron a la gente que querían que estuviera en el ciclo. Es un ciclo divino la verdad, con amigos músicos, entonces estamos contentos de estar ahí. La sala, la Hugo Balzo, es hermosa.

¿Cómo viene la preparación de ese show?

SS: Bueno, ahí nos viste (risas). Estamos intentando mejorar algunos cierres de canciones, vamos a cantar un poco de Arvolera, va a ser mayormente un repertorio con canciones del disco Arvolera, que es un álbum que ha dado un montón de cosas y experiencias re lindas. Después alguna cosa que ya venimos haciendo y alguna cosita nueva también.

 ¿Vas a contar con la participación de los demás artistas del ciclo? Carmen Pi, Juan Pablo Chapital, Pinocho Routin…

SS: Si, en realidad van a estar todos menos Nico (Nicolás Ibarburu), que justo no estará el 10 de octubre en Montevideo. Pero después van a estar todos.

Florencia Araújo.

Escuchá las canciones de Sara Sabah en MUS, registrate en mus.uy.

Foto: Ignacio Viera